Pronósticos para la plusvalía en Yucatán

La interpretación del crecimiento de una ciudad es un fenómeno que debe de ser analizado desde varios puntos de vista. El que la población aumente no necesariamente significa que la ciudad esté creciendo integralmente.   Al crecimiento poblacional –y a cualquier otra variable si se le observa aisladamente– le deben de acompañar otros factores que, en conjunto, impulsarán el desarrollo de la ciudad.El primer indicador a tomar en cuenta para el análisis del crecimiento integral de una ciudad es la cantidad de habitantes y la tasa en la que este número aumenta.   A través de esta cifra, podremos conocer la demanda tanto de servicios como de productos que habrá y en qué medida ésta está siendo satisfecha. Analizar las causas de este crecimiento nos dará una idea del tipo de oportunidades que de ellas pueden surgir. Asimismo, al aumentar la población surgirán carencias que eventualmente deberán de ser cubiertas. Otros componentes derivados del número de población pueden ser tomados como datos para un análisis más completo. La estructura familiar, la natalidad, estructura de la población por género y demás son indicadores de las necesidades que va adquiriendo la ciudad.

Densidad de población

Es importante considerar la densidad de una ciudad como un importante factor de desarrollo urbano.    Para  que el suministro de servicios públicos sea el óptimo la densidad poblacional debe de ser de 60 personas por hectárea, de no ser así, será común encontrar zonas de la ciudad en las que falten algunos servicios como agua o luz. Ejemplo de esto son las ciudades que, a causa de un crecimiento desmedido, dejaron de ser funcionales; la amplia extensión del terreno propicia que haya zonas sin luz o calles pavimentadas.

Otros factores que influyen

Hay factores de otra índole que se deben de tomar en cuenta en el análisis del crecimiento urbano: los socioeconómicos.     Dichos factores, no están directamente relacionados con el crecimiento urbano de la ciudad, sin embargo, son los que lo estimulan.La primera de estas variantes que se debe de estudiar es el incremento en la población económicamente activa y su comportamiento. Esto, además de ser un claro indicador de la creciente demanda de servicios públicos, funciona para establecer las características de un mercado con solvencia y mayor demanda. De igual forma, la distribución del ingreso es un indicador de desarrollo. Para interpretarlo, es necesario conocer qué tan equitativa es la repartición económica entre los ciudadanos, ya que este determina la demanda de servicios. Entre más equitativa sea la distribución, la inversión privada se vuelve más próspera. Todos estos son factores que hay que tener en cuenta sobre todo, cuando vamos a hacer una inversión a futuro, como la compra de un terreno, casa o empezar un negocio. En dado caso solo quedaría averiguar sobre los mejores lugares para invertir en la ciudad.